“The choice”, ¿es una mala decisión?

&

Aún sin fecha definida para su estreno en España, tenemos la siguiente adaptación cinematográfica de una novela de Nicholas Sparks. Como ya viene siendo habitual, la distribuidora mantendrá el mismo nombre que el del libro. En esta ocasión se trata de la película En nombre del amor (The Choice, 2016).

Protagonizada por Benjamin Walker (Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros, 2012) y Teresa Palmer (Amor y Honor, 2013). Dirigida por Ross Katz (Adult Beginners, 2014). Además cuenta con la participación de Tom Welling (Smallville), Alexandra Daddario (San Andreas, 2015) y Maggie Grace (Venganza, 2008, y sus secuelas), en papeles secundarios.

En la película podemos ver como Travis Shaw (Walker), un veterinario, y su vecina, Gabby Holland (Palmer), una estudiante de medicina, se enamoran. Pero con el inconveniente de que ambos tienen pareja, por lo que tienen que elegir si seguir con ellos o arriesgarse con este nuevo amor.

Además, como es típico en las películas románticas, aparecerán otras situaciones en las que tendrán que tomar decisiones importantes… pero para saber cuáles son, habrá que ir al cine a ver la película.

Al igual que hicieron con anteriores adaptaciones de novelas de Sparks, utilizan como reclamo para atraer espectadores, la fama del escritor. Lamentablemente, para los productores, esto no es un indicador de que la película sea buena o interesante. Pero no descartamos que muchos de espectadores se decidan a ver The Choice por ese motivo.

the choice
Gabby y Travis

Analizando distintos aspectos, podemos comprobar que la película tiene mucho para mejorar, y llegar a la calidad de otras adaptaciones anteriores. Si nos fijamos, por ejemplo, en los actores protagonistas, notamos que les falta algo en sus gestos para conseguir transmitir las sensaciones de sus personajes. En ocasiones se echaba de menos una mayor expresividad, alegría, coherencia, entre lo que dicen y lo que transmitían realmente. Quizás podamos disculpar el caso de Benjamin Walker por no tener experiencia en este género. Pero con Teresa Palmer, por el contrario, no se entiende por qué esta carencia expresiva. Ella hizo un papel decente en otra película romántica anterior (“Amor y Honor”).
Del resto del reparto, podemos señalar que Tom Wlling, Maggie Grace y Tom Wilkinson (El exorcismo de Emily Rose, 2005) hacen lo que pueden en sus minutos en pantalla para que la película no salga peor parada.

Otro aspecto negativo que se puede señalar es el ritmo con el que se desarrolla la película. Es lento, y no genera mucha atención sobre lo que acontece. El director gasta mucho tiempo en intentar explicar que la pareja, Travis y Gabby, quieren estar juntos.

the choice

Para evitar que aquellas personas que tenían pensado ir al cine desistan de hacerlo. Daremos algunas razones para que vayan. El uso de animales, en este caso perros, es una manera original de provocar el encuentro entre los protagonistas. Además de hacerlos partícipes en algunas de las escasas escenas graciosas. Ya que la comedia, podría ser un segundo argumento para ver The Choice. Por ejemplo, la forma en la que se molestan Gabby y Travis puede sacarnos una sonrisa. Una tercera razón para ir es saber qué otras decisiones tienen que tomar para salvar su relación.

Como conclusión, añadir que Nicholas Sparks ha vendido los derechos para otras adaptaciones, correspondientes a las novelas True Believer (traducido como Fantasmas del pasado) y At First Sight (A primera vista). Puede que se hagan dos películas, o entre ambas novelas se haga una única película. Otra posibilidad sería hacer una miniserie. Estaremos atentos.

En Diario del Cineasta también tenemos críticas de las dos películas anteriores a ésta: El viaje más largo y Lo mejor de mí.

Sobre el autor del artículo

Saúl Palacios
Saúl Palacios

Ingeniero industrial, interesado en temas de fe, ciencia y tecnología. El cine, la lectura y los viajes son otras aficiones que tengo.

Añade un comentario nuevo