«Puente de Espías», más puente que espías

&

La tan esperada nueva película de Steven Spielberg fue estrenada por fin este 16 de octubre. Puente de Espías, nos trae de vuelta a la paranoia de la Guerra Fría, donde entrelazados juegos de espías entre EEUU y la Unión Soviética juegan por apuestas altas como la aniquilación nuclear. Nos adentramos al mundo del espionaje, donde conocemos a Rudolf Abel (Mark Rylance), agente soviético aprehendido por las fuerzas estadounidenses y es puesto en juicio. Sin embargo, para que el juicio parezca justo, se le otorga un defensor de seguros llamado James B. Donovan (Tom Hanks) esto, sin que James sepa cuán grande es este caso.

El juicio en las correspondientes normas legales de defensa resulta ser un reto para James; conseguir un trato justo y equitativo parece ser inalcanzable ya que se está lidiando con el más grande enemigo de Estados Unidos, además se juega su reputación como defensor al igual como persona en decidir lo moralmente correcto entre lo políticamente correcto, y francamente es un gran riesgo al igual para su familia. El abogado incondicional e idealista presiona hacia adelante con su misión de mantener a Abel fuera del corredor de la muerte, y una buena cosa también es que en un operativo de espionaje encubierto de Estados Unidos en la Unión Soviética, un agente estadounidense es capturado; y así James ingenia el plan de convertir a Abel en una moneda de cambio para hacer un trato de intercambio. Ahora con este nuevo propósito James se dirige a las caóticas calles de Alemania Oriental para negociar dicho trato, esto con la esperanza de salir ambos con vida.

La nueva colaboración de Steven Spielberg y Tom Hanks (Salvando al Soldado Ryan, Atrápame Si Puedes, La Terminal) con guion por parte de los hermanos Coen (Sin Lugar Para Los Débiles), Puente de Espías es una película de tema histórico que pudo haber sido mejor revisitada a profundidad en manera de Mini Serie de Tv, ya que como película nos ofrece un pequeño camino hacia la intriga y curiosidad hacia la historia. Además que el sentimentalismo de las películas de Spielberg junto al arte minimalista y fuera de compás de los Hermanos Coen nos demuestran que es un plato bien servido con sabores desequilibrados. En un frente como director, es difícil llamar Puente de Espías un avance de Spielberg. En todo caso, parece que hay una pereza en los esfuerzos del director de éste, ya que la película se siente como un jugo concentrado Spielbergian con composiciones visuales extraídas de  Lincoln, Atrápame si puedes, La Terminal  y Múnich, por nombrar algunos. 

Esos diferentes estilos en realidad nunca encajan perfectamente entre sí, y el resultado es que el flujo de escena a escena del  Puente de Espías es incoherente y desigual. Esa disparidad hace que las dos horas y media de duración de la película sean muy difícil para sentarse a ver, ya que el ritmo nunca logra impulso necesario para enmascarar el largo tramo de tiempo que la película toma con el fin de contar su historia. Además nos dan una ambientación nula, sin embargo al igual audaz y provocativa para atraparnos en la historia compuesta por Thomas Newman.

Hablando de la actuación, Tom Hanks nos demuestra una vez más la confianza de un hombre de familia americano como se espera que sea, logrando equilibrar a James Donovan entre un abogado que a la hora de luchar por la justicia no se echa atrás, y un bondadoso tipo hombre de familia cuyo noble idealismo vuelve la abogacía agresiva en una cualidad admirable, más que la de un picapleitos. El actor de teatro Mark Rylance (El Pistolero) es un silencioso y poderoso como Rudolf Abel, retratando el agente soviético famoso como un anciano tranquilo y aspecto inofensivo, que tiene una inteligencia perspicaz, aguda y moderada por una actitud calmada digna de zen. Muchas de las escenas de Hanks con Rylance llevan la mejor evidencia de los Hermanos Coen, y dicho esto, la relación Donovan / Abel resulta ser la parte más fuerte de la película. Los otros personajes tienen una sensación Coen la cual no quiere decir que no sean interesantes. Nombres famosos como Alan Alda y Amy Ryan proporcionan un gran apoyo a Donovan como familiares y colegas, mientras que los buenos actores de carácter como Dakin Matthews (Lincoln), Scott Shepherd (Efectos secundarios), Peter McRobbie (La visita), Michael Gaston (Punto Ciego), Victor Verhaeghe (Boardwalk Empire) y Jesse Plemmons (Breaking Bad) rellenan los demás papeles como políticos de Estados Unidos, el personal de legales o militares implicados en esta parte de la historia. Estrellas extranjeroas como el alemán Sebastian Koch (Libro Negro) o actor ruso Mikhail Gorevoy (Muere Otro Día) hacen grandes personajes de las cabecillas políticas del este alemán y soviético con quienes Donovan debe negociar. Todo esto, es un buen conjunto para su tamaño, ya que  todos los actores se esfuerzan por su parte, no importa cuán grande o pequeño sea el papel.

Al final,  Puente de Espías  es un poco de teatro histórico aburrido apoyado por el talento de Spielberg, Tom Hanks y los Hermano Coen. No es en absoluto algo que tiene que ser visto en los cines – a menos que seas parte de la multitud que puedan recordar este período de tiempo (o un entusiasta de la historia informal), si quieres una experiencia cinematográfica suave/madura con algunos cineastas de élite. Cualquier persona en busca de un buen thriller, o la película «cebo de Oscar» que muchos esperan que esto sea, van a verse muy decepcionados.

Sobre el autor del artículo

Jesús Reyes
Jesús Reyes

Mexicano apasionado por el cine; desde Bergman hasta Tarantino, abarcando temas de cine de culto, comercial y experimental.

Añade un comentario nuevo