‘La Cumbre Escarlata’…. ¿Se equivocó la crítica con ella?

&

La Cumbre Escarlata es la película de Guillermo del Toro que esta semana ha llegado a nuestras pantallas, siendo el noveno film del director y su vuelta al género de terror, aunque en este caso con tintes de cuento del Romanticismo.

Cronos fue el primer largometraje de Guillermo del Toro, muy lejano ya en el tiempo,  seguido de proyectos con distinta acogida por parte de crítica y público como Mimic, El Laberinto del Fauno, Blade 2 o Hellboy.

La Cumbre Escarlata se ambienta en el S.XIX, se trata de una especie de cuento de terror gótico, con guión del propio Guillermo del Toro en colaboración con Matthew Robbins y Lucinda Coxon. Rodada entre febrero y mayo de 2014 en Canadá ha levantado mucha espectación entre sus seguidores.

Hay quien ve en la película reminiscencias de la obra del propio del Toro, El Espinazo del Diablo, ambientada en un orfanato en la época de la Guerra Civil española, aunque el mismo director  dice haberse basado en tres obras literarias claves del romanticismo como son Cumbres Borrascosas de Emily Bronte, Rebeca de Dafne du Maurier y Jane Eyre de Charlotte Bronte.

Mia Wasikowska (Alicia en el País de las Maravillas, Los chicos están bien), con una importante trayectoria como actriz a sus espaldas,  es la protagonista de la historia, interpreta a una aspirante a escritora llamada Edith Cussing, que huyendo de una tragedia familiar se debate entre dos amores, el de un amigo de la infancia, interpretado por Charlie Hunnam (Son of Anrchy) y un hombre por el que se siente profundamente atraída Thomas Sharpe, es decir Tom Hiddleston (el Locki de Marvel). Edith decide casarse con Thomas, y se va a vivir a la mansión que éste comparte con su misteriosa hermana Lucie Sharpe a la que interpreta Jessica Chastain (con estreno doble en la cartelera esta semana ya que podemos verla también en la película  Marte de Ridley Scott comandando la espedición espacial).

Crimson Peak

La mansión Sharpe, o lo que es lo mismo Allerda Hall, es una mansión inglesa del siglo XIX en ruinas, construida sobre una colina de fango rojo. Pronto Edith descubrirá que tanto su esposo como el caserón que asemeja un castillo y cuyos muros rezuman arcilla roja, sinónimo de sangre y por extensión del mal albergan terroríficos misterios. Difícil no recordar también los ambientes lúgubres de otros dos maestros del terror gótico como son Edgar Allan Poe, o Lovecraft. La casa constituye un símbolo en el que un pasado que no puede dejarse atrás persigue a la protagonista que muy a su pesar irá desvelando los misterios que la atormentan.

La casa tratada con una minuciosidad preciosista característica del trabajo de Del Toro es quizás la protagonista principal de la película, Dan Laustsen se encarga de la fotografía y Thomas E. Sanders del diseño de producción.

El film está teniendo una acogida peor de la esperada entre la crítica, que acusa momentos demasiado flojos a lo largo de las dos horas que dura la cinta y unos giros quizás demasiado previsibles. La estética, sin embargo, es indiscutiblemente buena, a pesar de que el argumento deje que desear.

 

Sobre el autor del artículo

Ana Rebón
Ana Rebón

Añade un comentario nuevo