Aprovechando el fenómeno de películas de ciencia ficción sobre viajes por el espacio llega Approaching the Unknown(2016), que aún no tiene fecha de estreno en España.

Ésta es la primera película dirigida por Mark Elijah Rosenberg, y está protagonizada por Mark Strong (El topo, 2011), y con Luke Wilson (Old School, 2003) y Sanaa Lathan (A contrarreloj, 2003) en papeles secundarios.

El protagonista es el Capitán William Stanaforth (Strong), que va a convertirse en el primer ser humano que llegue en solitario a Marte. Tiempo después de haber salido, otra nave le acompañará para poder establecer la primera colonia de humanos en el planeta rojo. En la segunda nave se encuentra la Capitana Emily Maddox (Lathan). Ambos cuenta con el apoyo y supervisión desde la Tierra de Louis Skinner (Wilson). Pero durante el viaje las cosas no van tan bien como se espera.

Mark Strong

Lo primero que se puede notar, y es inevitable, es la similitud con Marte (The Martian, 2015). Ya que ambas películas tratan sobre un tema parecido: la supervivencia de astronautas, sin más ayuda que sus conocimientos. Además, en ambos casos, Marte está presente durante la película.

Es lógico que tras los éxitos de Interstellar (2014), Gravity (2013) y la propia Marte, otras productoras hayan querido aprovechar el tirón y presentar una película que trate sobre astronautas y la ciencia que hay detrás y dentro de los transbordadores espaciales. Lamentablemente no consigue atraer. A continuación daremos un par de razones.

Por un lado, las situaciones a las que se ve sometido el protagonista en ocasiones se ven forzadas. Te preguntas, cómo ha llegado a suceder eso. Quizás se haya querido demostrar que William es capaz de hacer frente a toda clase de imprevistos.
Otra razón por la que la película no llega a resultar interesante es debido a que le falta algo más de acción a lo largo de la misma, o al menos, conseguir que los espectadores podamos entrar en la atmósfera en la que se encuentra el protagonista. Es decir que podamos sentir la soledad, de la misma manera que él la siente. Aunque es evidente que en una nave sin nadie con quién comunicarse, hay soledad.

approaching-trailer

Dejaremos de lado las razones científicas (o errores) que podrían echarnos para atrás a la hora de decidir si ver esta película o no. Pero únicamente diremos que podemos prestar atención al uso que se hace de las plantas. Curiosamente algo parecido a lo que se hace en la película Marte.

Para terminar, añadiremos dos aspectos positivos que hemos encontramos en Approaching the Unknown. La duración de la película es relativamente corta, por lo que no sentiremos que hemos perdido el tiempo, y la elección del reparto, aunque son actores de perfil medio, relativamente conocidos, permite que todos ellos puedan hacer uso de sus artes interpretativas. Evidentemente, el actor protagonista, que tiene más tiempo en pantalla, hace un gran esfuerzo en defender el guión que tiene delante. Y eso es de valorar.

Como apunte final añadir que en la actualidad hay estudios y experimentos para comprender el comportamiento de las personas ante largos periodos de soledad. Preparando el terreno para próximos viajes espaciales de larga duración.

Sobre el autor del artículo

Saúl Palacios
Saúl Palacios

Ingeniero industrial, interesado en temas de fe, ciencia y tecnología. El cine, la lectura y los viajes son otras aficiones que tengo.

Añade un comentario nuevo