Análisis: la metáfora del espejo de Enredados

A

El mundo del cine está lleno de detalles a tener en cuenta, y muchas veces los animadores nos están contando historias en las que ocurren cosas que no vemos ni interpretamos.

En este artículo analizaremos el papel del espejo en la película Enredados. Curiosamente es un objeto que en un primer visionado puede pasar desapercibido, aunque la interacción con él es constante y clara. No es un objeto protagonista en el film, pero el cual aparece muy estudiado y con intenciones claras. Para este análisis, haremos un recorrido a lo largo del film, saltando en cada escena en la que el objeto aparece, o aquellas en la que los reflejos son importantes.

El espejo se nos muestra por primera vez reflejando a Mamá Gothel y a Rapunzel, en una broma pesada que le hace la madrastra:

“Rapunzel, mira en el espejo. ¿Sabes lo que veo? Veo una mujer fuerte, hermosa, y muy segura de sí misma. ¡Oh, mira, también estás tú!”

El espejo es el objeto más relacionado con la bruja, ya que su deseo es permanecer siempre joven. Se mira en él con atención, y al detectar signos de vejez, le pide a Rapunzel que le cante. Más tarde el espejo aparece brevemente durante una canción, para reforzar el mensaje de Mamá Gothel: Rapunzel no está preparada para abandonar la torre.

 

Enredados
Fotograma de Enredados. Mamá Gothel habla con Rapunzel ante el espejo.

La siguiente aparición enlaza con esta segunda. Rapunzel se ve en el espejo, y esta vez gana confianza, al creerse lo suficientemente independiente. Además, encuentra la corona robada, y se la prueba. No se reconoce como la princesa perdida, pero durante un momento la acción se sostiene, creando tensión entre lo que sabe el espectador y la propia Rapunzel.

Los planos con el espejo son interesantes, ya que nos sitúan frente a él, viendo lo que refleja. El marco del espejo enmarca la realidad, y podría suprimirse fácilmente, quedando los personajes hablando directamente al espectador. Esta interacción tan directa es muy característica de aquellos films que rompen la cuarta pared. En Funny Games, de Haneke, por ejemplo, uno de los chicos se dirige a cámara y pregunta al espectador. En Deadpool, esto es una constante. Esto viene en parte del teatro bechtiano, aquel escrito por Brecht. En Escritos sobre teatro, Brecht da las indicaciones por las que un actor debe hacer creer a la audiencia que la ficción es realidad. Nombra a Rapoport, quien afirma que el poder de convicción viene como un “ejercicio mental”. Brecht afirma que la relación entre el actor y el espectador debe ser “la más libre y más directa” posible.

Volviendo a nuestro tema, el espejo es casi un testigo mudo, que compone la escena pero cuya presencia es discreta. Es la metáfora material de la relación entre la bruja y Rapunzel, e indicará en todo el film cómo ésta evoluciona. La escena anterior, en la que Rapunzel porta la corona, es interrumpida por la llegada de la bruja, y al apresurarse a esconder la joya la chica golpea el espejo, que gira sobre sí mismo hasta quedar de cara a la pared. Así su uso se interrumpe, y parece guardar el secreto.

Las escenas siguientes el espejo estará de cara a la pared. El espejo, como ya se dijo, es un objeto muy ligado a la bruja; con el comportamiento descrito hasta ahora, se aprecia que es una metáfora de lo que Mamá Gothel sabe y no sabe, de hasta qué punto ella es consciente de lo que está pasando en la torre. Cuando ella está con Rapunzel, y Flynn permanece oculto en el armario, el espejo sigue de cara a la pared, casi como si el hecho de ver el reflejo pudiese poner a la bruja sobre aviso de que algo ajeno a lo normal ha ocurrido allí.

Rapunzel abandona la torre con Flynn.

La próxima vez que vemos esa sala, es en la escena en la cual la bruja vuelve angustiada a la torre, sospechando que algo ha ido mal, y busca desesperada a Rapunzel, sin encontrarla. El espejo tampoco aparece en ningún momento. Su lugar estaba junto al armario, pero en el plano picado de la sala vemos ese lugar vacío. En ninguno de los planos de sala aparecerá. Podemos suponer que se sitúa en el único punto muerto que no hemos visto en ningún plano, junto a la ventana de entrada a la torre, pero llama la atención que el objeto más ligado a la bruja, y que ha aparecido a un nivel casi innecesario si se tratase de algo no intencional, no sea colocado en su discreta posición mirando a la pared, como parte del  atrezzo.

enredados
Fotograma de Enredados. Mamá Gothel descubre que Rapunzel ha desaparecido.

La bruja, en esta misma escena, descubre la corona gracias al reflejo de la luz en ella.

El próximo reflejo sobre el que llamar la atención se da cuando Rapunzel mira el mosaico en el que aparece ella misma representada de bebé. Es la segunda vez que mira una imagen de sí misma sin sentirse identificada. Tiene cierto matiz a Lacan y su teoría del Estadio del Espejo. Rapunzel y la princesa perdida son dos realidades alienadas en su mente.

El agua que rodea la isla sobre la que se levanta la ciudad es aprovechada como un gran espejo para la escena de los farolillos de papel. La barca parece flotar entre punto de luz, y la realidad que Rapunzel soñaba con ver desde pequeña la rodea totalmente, diluyéndose para el espectador la frontera entre los farolillos de verdad y los reflejados en el agua.

lanterns

Este gran espejo se difumina y deja de reflejar cuando aparecen los villanos. Mamá Gothel, en el film, siempre viene acompañada de niebla cuando está fuera de la torre. Esta neblina representa el embrujo y la manipulación que efectúa sobre Rapunzel, e impide el reflejo del lago de un modo claro.

Casi al final de la película, el espejo se rompe en el momento en el cual Rapunzel se rebela contra la bruja. La propia Mamá Gothel tropieza y lo hace caer, provocando que estalle en añicos. El espejo en este instante estaba situado en su posición normal, reflejando la escena.

https://www.youtube.com/watch?v=xsoiwn1l7bs

Por último, Flynn usa un añico del espejo para cortar el pelo a Rapunzel, eliminando todo su poder, y revirtiendo la juventud de Mamá Gothel rápidamente. Ésta, al verse envejecer a toda velocidad, corre al espejo hecho pedazos a contemplarse en los restos de cristal, pero ya no hay nada que hacer. El espejo, la relación con Rapunzel y el hechizo se han roto, y no hay modo de repararlos.

La acción de contemplarse en un espejo roto también aparece en La Bella y la Bestia. Es interesante cómo Disney indica así un estado del personaje, el cual no está completo, no es capaz de ver la realidad, no se gusta a sí mismo o tiene dudas sobre el camino a seguir.

 

Fuentes:

CARRO FAUSTINO, Agustín. (2016). Black Mirror (Final Degree Tesis). Universidad Europea de Madrid (p. 41-44)

 

Sobre el autor del artículo

Agustín Carro
Agustín Carro

Chico andaluz estudiando en California. Hago Arquitectura y Bellas Artes. Me apasiona el cine, devoro películas y series, y espero daros lo mejor.

También me podéis encontrar en el Equipo de Rincón del Músculo.

Añade un comentario nuevo