Trumbo: la lista negra de Hollywood

T

A lo largo de la historia de los EEUU siempre ha habido personas que han luchado para que este país sea lo que dice ser, defendiendo los derechos de los individuos y siguiendo los principios que recoge su Carta Magna, una de las pioneras del liberalismo. Dalton Trumbo fue uno de estos hombres en una de las épocas más vergonzosas de la historia de los EEUU, la de la Guerra Fría dominada por el McCarthismo.

Trumbo_La_lista_negra_de_Hollywood-143089852-large

Trumbo: La Lista Negra de Hollywood, es un biopic sobre Dalton Trumbo guionista de cine, que se estrenó en noviembre del 2015 en USA, y lo hará en los cines españoles el 22 de abril del 2016, pero es también un reflejo fiel de como el fanatismo puede saltarse todos los principios democráticos utilizando el miedo y la marginación para controlar a la sociedad.

Jhon McNamara ha escrito el guion de la película basándose en la biografía de Dalton Trumbo escrita por Bruce Alexander Cook y lo ha hecho con la brillantez de los diálogos de las películas del Hollywood de los años 40, época que el guion refleja a la perfección. Jay Roach (Los Padres de Él) se encarga de dirigir la primera de sus películas que no es una comedia, aunque desde luego no está exenta de pequeños golpes de humor que hacen que la trama fluya. Y hay que admitir que es difícil tratar un tema tan denso de manera ágil y divertida. Factor importante para conseguirlo es la brillante actuación del protagonista, Bryam Cranston (Breaking Bad, Argo, Drive) que da vida a Trumbo y que le ha valido la nominación al Óscar a Mejor Actor.

No menos brillante se muestra el resto del reparto: Diane Lane, John Goodman, Louis CK, Michale Stuhlbard, Hellen Mirren

A finales de los años 40 Dalton Trumbo era uno de los guionistas mejor pagados de Hollywood, llegando a ganar 4000 dólares a la semana. Para entender su caída en desgracia tenemos que hacer una pequeña aproximación histórica, tras el fin de la II Guerra Mundial parecía que los EEUU y Rusia habían acercado sus posturas al luchar contra el enemigo común que representaba Alemania. El comunismo pasa a ser una ideología más a la que se adscriben públicamente muchos estadounidenses. Pero el acercamiento dura poco una vez que la URRS tiene acceso a la bomba nuclear, entramos en la época de la Guerra Fría, que durará aproximadamente desde 1945 hasta finales de los años 80 y que se caracteriza en palabras de R. Aron por la fórmula “guerra improbable, paz imposible”.

En los años 50 entra en escena el senador por Wisconsin, Arthur McCarthy denunciando una conspiración comunista en el seno mismo del Departamento de Estado, que dio inicio a la “caza de brujas” donde cualquiera podía ser denunciado. Los más afectados fueron gentes de los medios de comunicación, del gobierno y algunos militares, y gente del mundo de Hollywood porque servían para publicitar la causa.

Se establecieron dos comités, El Comité de Actividades Antiestadounidenses, presidido por McCarthur, ante el que debía declarar todo aquel acusado de relación con el comunismo y enfrentado a este el Comité de la Primera Enmienda que es al que se acogieron todos aquellos que defendían la libertad de ideas.

La Primera Enmienda a la Constitución prohíbe la creación de cualquier ley con respecto al establecimiento oficial de una religión, o que impida la práctica libre de la misma, o que reduzca la libertad de expresión, o vulnere la libertad de prensa o interfiera en el derecho de reunión pacífica…

Los acusados de procomunismo debían demostrar su inocencia ante el Comité de Actividades Antiestadounidenses, que olvidaba de un plumazo la presunción de inocencia. Muchos actores y gentes de Hollywood declararon como delatores de sus compañeros, entre ellos John Wayne, y el futuro presidente Ronald Reagan. Pero también muchos comunistas denunciaron a compañeros, el precio si no lo hacías era demasiado grande, el ostracismo y la negación de poder volverá trabajar.

T1

Se establecieron listas negras, de las cuales quizás una de las más famosas sea la de los Diez de Hollywood, formada por Alvah Bessie, Herbert Bieberman, Lester Cole, Edward Dmytryck, Ring Landner Jr., John Howard Lawson, Albert Maltz, Samuel Ornitz, Adrian Scott y Dalton Trumbo.

Trumbo se negó a reconocer que pertenecía al Partido comunista y a dar nombres de sus compañeros y fue condenado a 12 meses de cárcel por ello, cumplió 10 por buena conducta y luego se vio obligado a emigrar a México con su familia. Siguió trabajando con distintos seudónimos, incluso ganó varios Oscars, uno por Vacaciones en Roma (1953) y otro por Bravo (1956), que no pudo recoger.

Pasarían años antes de que Kirk Douglas con Espartaco y Otto Preminger con Exodo dieran el paso de volver a incluir el nombre de Trumbo en los créditos de sus películas.

Dalton Trumbo representa el tesón y la entereza de un hombre que lucha por la justicia y por la libertad, pero también un padre de familia que a pesar del miedo intenta inculcar a los suyos unos valores en los que cree. Trumbo triunfó, pero otros muchos se quedaron por el camino. Y esta película nos lo cuenta a la perfección.

Sobre el autor del artículo

Ana Rebón
Ana Rebón

Añade un comentario nuevo