“La Teoría del Todo” que nos cuenta nada

ATENCIÓN

Esta crítica contiene spoilers y desvela puntos cruciales de la trama de la Teoría del Todo.
Si no has visto esta película, ¡te hemos precavido!

La Teoría del Todo se nos presentaba como una de las grandes películas de este año 2015. Este film romántico-biográfico, dirigido por James Marsh, llevó al actor Eddie Redmayne a ganar el Óscar al Mejor Actor, y ha emocionado a muchos debido a su genial interpretación del archiconocido Stephen Hawking, partiendo de su época universitaria, en la cual fue diagnosticado con ELA.

A pesar de las inmensas ovaciones y aclamaciones que recibió el largometraje, vamos a analizar los tres pilares claves sobre los que se apoya la trama, y ver si realmente es algo más que otro cupcake re-endulzado de Hollywood (aunque la productora sea la británica Working Title Films, ésta pertenece a Universal Studios, afincada en California).

 

PRIMER CONTEXTO: LA CARRERA DE STEPHEN Y SUS TEORÍAS FÍSICAS

“-Soy cosmólogo.

-¿Qué es eso?

-Estudio la relación entre el espacio y el tiempo.”

Con este diálogo, en el tráiler ya nos prometían un buen contenido en física. Por supuesto, adaptar toda una serie de teorías, que buscan la unión entre la relatividad y la cuántica, es todo un reto, ya que el resultado debe ser digerible por un público que no tiene por qué conocer nada acerca de esos ámbitos.

Teoría del Todo

Si comparamos el tema de la divulgación científica con Interstellar, queda claro que la Teoría del Todo sale perdiendo. Mientras que en el primer caso toda la trama está sujeta a unas leyes de la relatividad que, aunque adaptadas para poder dar pie al guión, siguen unas bases claras y verdaderas, en la película de James Marsh el tema científico acaba desapareciendo de escena, y lo único que parece aprender el espectador tiene que ver con el preámbulo del auténtico trabajo de Stephen Hawking: que existen dos grandes campos de la ciencia que aún no logran explicarse por las mismas leyes, el cuántico y el relativo.

Por lo tanto, nuestro primer pilar se nos queda pobre, ya que no vemos cómo el señor Hawking desarrolla su teoría de la fórmula única, sino que pasa de un modo más sutil y en segundo plano.

SEGUNDO CONTEXTO: LA ENFERMEDAD DE LA ELA.

La ELA, o Enfermedad de Lou Gehrig, ha sido hace poco muy oída debido al viral ice bucket challenge. Por supuesto, en la película es un elemento indispensable e imposible de no presenciar.

Ésta característica de su personaje fue sin duda un auténtico reto para nuestro querido Eddie Redmayne, quien pasó meses en un centro con enfermos de ELA estudiando la enfermedad y preparando su personaje, aprendiendo sobre las fases de la enfermedad, consecuencias, restricciones, etc…

Es por ello que su interpretación puede considerarse brillante. Sin embargo, tras ver el film… ¿qué sabemos de la ELA?

En un comienzo ya vemos cómo el joven Stephen corre algo más torpe, o sufre varias caídas. En una de ellas, la más traumática, le llevan al doctor, quien le informa sobre su enfermedad. Neurodegeneración progresiva en las células nerviosas del cerebro y médula espinal.

Podemos presenciar cómo poco a poco Stephen va perdiendo movilidad, y cómo va afrontando cada etapa. En un comienzo totalmente derrotado, pero gracias a Jane (Felicity Jones), su futura esposa, sale adelante. Desde el momento en el que el personaje acepta la enfermedad, ésta pasa a un segundo plano.

La conocemos, vemos el proceso, pero no se vuelve a hablar directamente de ella.

La única crisis que podemos apreciar es el momento en el que debe practicársele una traqueotomía a Stephen para que pueda respirar, con su consecuente pérdida de voz. El desarrollo de su computadora, con la que puede comunicarse, es el siguiente paso.

De nuevo, concluyendo este punto, debemos reconocer que la enfermedad está muy presente, pero nadie podría calificar la película como un film de autosuperación, al menos, no pasada la primera mitad.

TERCER CONTEXTO: RELACIONES AMOROSAS

“-Hola.

-Hola.

-¿Ciencias?

-Artes”.

Con este diálogo, el 90% del público ve la esperanza de entender a Stephen Hawking en el papel de Jane, su novia y posterior mujer. Ella, estudiante de Artes, va a ser ese punto de ignorancia sobre la cosmología en el cual nos situaremos casi todos los espectadores. A través de ella, el conocimiento de Stephen debería fluir hacia nosotros, simplificado, como si nos hicieran puré con una comida pesada para poder digerirlo mejor.

teoria-del-todo-2

No obstante, esto se limita a un par de escenas, en la cual la más “explicativa” es aquella en la que Stephen empieza a dar vueltas a su alrededor para “girar atrás el reloj”.

Entonces, si no podemos decir que la película nos muestra el trabajo de la vida de Hawking, ni nos dé un curso magistral sobre la ELA, sólo nos queda la opción de que sea, en efecto, una biografía romántica, tal y como la mayoría la clasifica.

Esta biografía romántica se convierte en ficción romántica en la escena en la cual Jane Hawking deja la silla de ruedas junto a la mesa de la cocina, y Stephen se sienta en ella sin decir nada.

La propia Jane Hawking declaró en uno de sus libros que vivir con Stephen acabó siendo demasiado duro, y que su lucha más ardiente e insufrible fue el conseguir que usara silla de ruedas, ya que ella no podía seguir “cargándolo”. Debemos saber que Stephen Hawking puso condiciones para el desarrollo de la película, y actuó de censor y criba. Por lo tanto, no es de extrañar que la realidad esté endulzada.

Pero si está endulzada, ¿cómo podemos elogiar una película que trata sobre la crudeza de la vida de alguien?

El siguiente punto de ficción es el personaje de Elaine Mason, segunda esposa de Hawking, interpretado por Maxine Peak. Este personaje, aunque fugaz, es la brecha que hunde el matrimonio de Stephen. Aparece apenas de pasada, y muchos criticaron este hecho, ya que la realidad de esta historia hubiese merecido un largometraje para ella sola.

Teoría del Todo
Maxime Peak, actriz que interpreta a Elaine Hawking.

En ningún momento vemos signos de los maltratos de los que fue acusada Elaine, cuando los hijos de Stephen Hawking incluso declararon que no les dejaba verlo, o que presentaba quemaduras porque lo dejaba, totalmente indefenso, al sol durante horas. Es más, ni tan siquiera aparecerá como esposa de Stephen.

El único esbozo de realidad que podemos ver en su matrimonio es la crisis de Jane Hawking, cada vez más agotada y cansada; y aún así, forma parte del segundo plano.

Para concluir este tercer punto: las relaciones giran en torno a Stephen Hawking, por algo es el protagonista de la película, y están alteradas de modo que no reflejan más que una sombra de la realidad.

CONCLUSIÓN

El filme no tiene papel instructivo, ni puede decirse que refleje fielmente la vida adulta de Hawking. El aludido ha censurado la película, y por supuesto los productores han deformado y moldeado la realidad de modo que gire en torno al ombligo de Stephen, ya que lo que parecía interesar era tener el permiso para lanzar a la pantalla algo tan jugoso y que, sin embargo, sólo lleva recaudados 90 millones de dólares.

  • Si no habla de ELA, podría hablar de amor.
  • Si no habla de amor, podría hablar de física.
  • Si no habla de física en su etapa adulta, podría mostrar su segundo matrimonio.
  • Si no habla de su segundo matrimonio, podría haberse centrado en el drama de la pobre Jane Hawking.
  • Si no se centra en el drama de Jane Hawking, haber dado algún atisbo de la relación con sus hijos.
  • Si no hablamos de la familia fielmente, reflejemos la realidad, cruda.
  • Si tampoco vamos a ver la cruda realidad… ¿Qué vamos a ver en esta película? ¿Qué hemos visto al ver la Teoría del Todo?

Nada. Este film se ha sabido vender, pero ha rechazado embarcarse en realidades crudas para centrarse en la amorosa. Y al resultar ser en la realidad amorosa la más cruda, dura y horrible de todas, ha tenido que endulzarla.

Por lo tanto podemos concluir que en la Teoría del Todo no se habla de nada.

¿Te ha gustado el contenido? ¡Suscríbete a nuestra newsletter semanal!






Agustín Carro Written by:

Chico andaluz estudiando en California. Hago Arquitectura y Bellas Artes. Me apasiona el cine, devoro películas y series, y espero daros lo mejor. También me podéis encontrar en el Equipo de Rincón del Músculo.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *