Reflexionemos: Cine de Terror Moderno

R

¿Qué le pasa al cine de terror de estos últimos años? ¿Por qué cuando vamos a ver una película que alguien ha pretendido vendernos como la mayor experiencia de miedo, parece que nos hemos confundido con una comedia? Honestamente, pareciese que hoy en día la producción de una película de terror y su marketing  están vendiendo un reciclaje vomitivo de cosas que hemos visto con anterioridad, pero perfumado. 

La mayoría lo negará, ¡oh pero claro que lo hará! En estos tiempos la gente se exalta con terror barato, sus jumpscares sobrevalorados, actrices o actores que atraigan al público y una bofa trama. ¿Por qué? ¿Acaso es que la juventud perdió completamente el sentido de contemplar arte cinematográfico? ¿O nunca existió tal…? Hollywood se ha transformado en un circo donde vende sus actos más esperados a un público que carece de sentido artístico; ponemos de ejemplo a la película de La Horca, la cual fue realizada en menos de un par de meses ya que el juego “Charlie Charlie” fue popularizado en los jóvenes, en fin… La película fue un fracaso solo para tomar dinero de tu bolsillo.

Analicemos

Brevemente analicemos la concepción de terror frente al horror y qué técnicas se utilizan en exceso para intentar provocarlo.

Según las definiciones de ambos términos, en el “terror” va implícito un miedo intenso a peligros imaginados o futuros, mientras que el “horror” denota conmoción o pavor. El segundo se ve más relacionado con amenazas que pueden sufrir otros individuos en contraposición a los de uno mismo, y en el cine juega con una dualidad de repulsión-atracción más que con la sensación de miedo, que queda en un segundo plano. ¿Deberíamos considerar entonces el horror como una emoción?  No, porque a la hora de experimentarlo no existe reacción de movimiento alguno, y esa es otra de las principales diferencias con el terror: al pasar por un suceso terrorífico nuestra primera reacción será la de huida, en mayor o menor  medida.  Esto puede ir desde taparnos los ojos o mirar a otro lado,  hasta salir corriendo por salvar  nuestras vidas.babadd

Howard Phillips Lovecraft (1890-1937), el impulsor del género literario del horror cósmico o cosmicismo. En sus cuentos crea una atmósfera agobiante, con peligros y amenazas indescriptibles en muchos casos, y juega con ese elemento para poder impulsar el horror como afección mental. Tememos por la vida del protagonista de La sombra sobre Innsmouth (1936) porque lo que Lovecraft describe nos provoca esa repulsión que mencionamos antes, pero debido a la atracción e inmersión en la historia, nos es imposible salir de ahí hasta que termine. Este horror podría conducir a experimentar el terror si nos pusiéramos en la piel del personaje de forma imaginada, ¿qué pasaría si me persiguiesen unos seres horrorosos como los Profundos para poner punto final a mi vida?

En el cine el recurso más utilizado como dije antes es el jumpscare. Eso de hacer un fade out con la música y “cuando menos te lo esperes” (entre comillas, porque se ven venir de lejos),  susto con el volumen de un grito/efecto sonoro a todo trapo.  Muchas veces, nos encontramos con casos de directores que se molestan muy poco en crear una buena atmósfera que horrorice, en un primer término, para que posteriormente nos sintamos atacados con el momento terrorífico de verdad, y se ven más preocupados por ver en qué momentos del metraje colocan los jumpscares.giphy

No es una técnica que siempre  molesta,  incómoda cuando se utiliza en demasía porque suele sacarnos completamente de la atmósfera y eso no le conviene a una buena historia, porque la empeora,  aunque sea un poco. Un ejemplo de ello es lo que ocurría en La Cumbre Escarlata (Guillermo del Toro, 2015), que recreaba un entorno preciosista pero atemorizante al mismo tiempo (recordamos, repulsión-atracción), pero que quedaba destrozado al intentar aterrorizar al espectador con sustos de este estilo. Y para colmo ni siquiera pretendía ser una película de terror al uso.

Algunas excepciones…

Películas muy bien hechas en estos últimos años y recomendamos ampliamente ver. Son:

  • The Babadook.
  • I Saw The Devil.
  • The Witch.
  • The Cabin In The Woods.
  • Evil Dead Remake.
  • It Follows.
  • Los Ojos de Julia.
  • VHS 1 y 2.

Películas como estas nos recuerdan que aún hay esperanzas de mantener un terror fidedigno y a la par de los grandes. Crean una atmósfera con la que hasta podemos vernos más identificados porque son historias más cercanas de algún modo (excluyendo lo ficticio de TCITW y Evil Dead), y que dejan caer su importancia en miedos psicológicos que todos hemos tenido alguna vez: algo que nos sigue y no sabemos qué es, de dónde viene, ni sus motivaciones y que encima se puede relacionar con las ETS, y el monstruo de debajo de la cama que incluso a algunos nos hace no dejar los pies por fuera de ella aún siendo adultos.itfoll

Sacrilegios

¿Qué sucedió con  las películas de terror sagradas que en su tiempo fueron un rompeolas en este género? Desde Nosferatu y los monstruos del género expresionista hasta los monstruos clásicos de Universal, desde directores como Mario Bava y Dario Argento hasta Wes Craven y John Carpenter, etc. Son películas que marcaron al género del terror y lo forjaron como tal.  Películas de hoy en día le hacen sacrilegio al género del terror de una manera abrupta, vemos películas como:

Por decir algunas,  son estas películas de las que hablamos cuando decimos que Hollywood se volvió un circo solo dedicado a tomar dinero de tu cartera entregando películas vacías en su género. The Conjuring, tenemos a James Wan, director que nos ha traído películas como Fast and Furios 7, Dead Silence, Saw e Insidious… Aunque Insidious no estuvo mal realmente, es un director dedicado a hacer películas con tramas nulas y vender su intelectual artística. The Conjuring cuenta con una historia fresca y una fotografía decente, hasta que vuelven los jumpscares baratos y el tema sobreexplotado de las posesiones. Ahora pretenden  hacerla saga… Vaya.

The Purge… Qué podemos decir, son películas que traen un historia fresca y original pero lo llevan a la pantalla de una forma terrible, con tal de atraer a audiencias,  ponen a personajes vacíos y pseudopsicópatas, para que el espectador crea que un psicópata de esa manera mostrada es cool y “única y diferente”. No señores, de eso no se trata, nosotros queremos ver terror psicológico, una trama compleja y con valor cinematográfico. No solo blockbusters sobreexplotados.the-purge-2-plot-photo-lead

Así que tú tienes en manos la opción de qué ver y qué no; mucha gente ya está cansada de ver lo mismo y lo mismo de siempre, no alimentes a la bestia. El cine de terror era algo que nos causaba temor por algo que realmente que valía la pena. Hoy en día es un género prostituido.  Querido lector: ve el cine de terror de otra forma o considera si de verdad lo que aparece da miedo de verdad o simplemente es un recurso fácil que puede sacarlos de la película.  Por si las moscas, seguiremos mirando bajo la cama antes de acostarnos.

¿Te ha gustado el contenido? ¡Suscríbete a nuestra newsletter semanal!






Sobre el autor del artículo

Jesús Reyes
Jesús Reyes

Mexicano apasionado por el cine; desde Bergman hasta Tarantino, abarcando temas de cine de culto, comercial y experimental.

Añade un comentario nuevo