Hoy vamos  con una película de animación española…para adultos. Psiconautas: los niños olvidados, es un drama animado de 76 minutos ha recibido numerosos galardones, entre ellos el Premio Goya 2016 a mejor película de animación o el Premio Platino 2017 en la misma categoría. Dirigida por Alberto Vázquez y Pedro Rivero, está basada en un cómic que Alberto hizo años hace unos años y que luego se convertiría en un corto y posteriormente en la película que hoy nos ocupa.

La cinta nos presenta una isla arrasada por un desastre ecológico de la que quieren escapar dos adolescentes, Dinki y Birdboy, a través de diferentes medios. Dinki corriendo aventuras con algunos compañeros de clase y Birdboy, toxicómano, aislándose cada vez más en su consumo y mundo interior.

 

Psiconautas: los niños olvidados

A lo largo del largometraje vamos conociendo a los animalitos que encarnan los personajes en dos tramas paralelas principales. Por un lado tenemos a Birdboy y por el otro a Dinki. Completan el elenco unas ratas que buscan cobre en los basureros, una conejo esquizofrénica, un cerdito controlado por su madre o un policía fanfarrón. Todos ellos presentan rasgos perfectamente identificables en un humano y eso es uno de los éxitos de la película: conectar con las inquietudes y miedos del espectador.

Psiconautas: los niños olvidados

Los Psiconautas trata temas múltiples. Temas como la pobreza, la contaminación, el desarraigo, el aislamiento, el pasado, los sueños, la dureza de la vida, las drogas, la repetición de los errores, el fracaso, etcétera. En este sentido, la potencia de la simbología es tremendamente eficaz en la película y deja al espectador pendiente de los significados e interpretaciones.

Como ya dicho al comienzo, es un filme de animación para adultos, cosa bastante rara en el panorama. Al porqué de esta situación respondía Pedro, codirector de la película: “Porque la animación es cara y supone un alto riesgo económico, se antepone que pueda tener una amplia distribución comercial. Creo que cada vez el público general es más receptivo; aquí en España recientemente se han hecho Chico y Rita, con mucho presupuesto, y Arrugas, que parte de otro cómic.”

Es por ello, por su rareza, que esta película vale la pena. Además, aunque no es ni de lejos una comedia, deja a la audiencia rumiando en las críticas tan acertadas que se hacen. Sin ir más lejos, la crítica al desastre ecológico está más de actualidad que nunca. Las drogas o el dinero, ídem. Son temas universales que siempre apelan a nuestra empatía.

Así las cosas, recomendamos desde Diario del Cineasta este pedazo de largometraje. Si, por cosas de la vida, estás más interesado en la lectura, también puedes hacerte con un ejemplar del cómic.

Sobre el autor del artículo

Andrés Varela

Añade un comentario nuevo