strange-magic-wallpaper

A sus 71 años, George Lucas sigue activo dentro de la industria cinematográfica. Aunque siempre se le recordará por Indiana Jones y Star Wars (de hecho, es supervisor en la nueva trilogía producida por Disney, el cual adquirió Lucas Films hace no mucho), su mente sigue creando y dando luz a nuevos proyectos.

Este 2015 se estrenaba Strange Magic (Magia Extraña), un relato en el cual George llevaba trabajando quince años (una vez más, demostrando que la paciencia es lo que dará buenos resultados). En este caso, la historia se inspira en El sueño de una noche de verano, de William Shakespeare. Lo hace a modo de musical, con canciones conocidas del último medio siglo.

Un mundo, dividido en luz y oscuridad, y habitado por toda clase de criaturas mágicas (elfos, trols, duendes…) entra en conflicto y discordia por culpa de una pócima mágica.

Y sorprendentemente, aunque puede parecer que todo será la típica animación endulzada a la que nos tiene acostumbrado Disney, lo cierto es que conforme avanza el guión vemos que posee un humor suave y giros en la historia que hacen que llegue a satirizar o ridiculizar el cuento clásico.

Aunque esto continúa algunas directrices en las que Disney se está embarcando recientemente, en un intento de actualizarse a los valores e ideales de nuestros tiempos, el gesto es apreciable, intentando dar a todo nuevos matices.

Lo mejor de la película, sin duda, es la forma en la que rompe con el cuento convencional, y hace que todas las facciones sean entendidas, incluso los «villanos», dándoles más profundidad y desarrollo, y proveyéndolos de motivos, pasado y razones que justifiquen sus actos oscuros.

En el lado negativo, podemos encontrar una historia de amor que intenta pasar oculta sin conseguirlo, y que acaba siendo previsible. Además, respeta los desenlaces óptimos, sin tragedias, lo que bajo un punto de vista más subjetivo, le quita fuerza a unos momentos que tenían una carga dramática muy atractiva.

CONCLUSIÓN

Es una película muy entretenida, y que gustará a los amantes de musicales. Si eres melómano, ¡proponte reconocer todas las canciones!

Vale la pena, ya que muestra claramente por qué caminos está andando y desarrollándose el cine de animación, y da pistas de qué deparará el futuro de las historias animadas para niños (y toda la familia).

Para un análisis más profundo, podéis ver nuestra crítica (¡pero contendrá spoilers, cuidado!).

Sobre el autor del artículo

Agustín Carro
Agustín Carro

Chico andaluz estudiando en California. Hago Arquitectura y Bellas Artes. Me apasiona el cine, devoro películas y series, y espero daros lo mejor.

También me podéis encontrar en el Equipo de Rincón del Músculo.

Añade un comentario nuevo