‘La Leyenda de Barney Thomson’, el barbero malvadito

&

Se estrena en España La leyenda de Barney Thomson debut tras la cámara del actor Robert Carlyle (Trainspotting, El mundo no es suficiente). Carlyle se reserva el papel principal, respaldado por un ilustre elenco que incluye a Emma Thompson, Ray Winstone y James Cosmo. Barney Thomson es un mal barbero que trabaja en una tienducha de barrio, pero su mediocre vida dará un giro dramático tras matar accidentalmente a su jefe.

La Leyenda de Barney Thomson

Viendo esta película acuden a la mente las deliciosas comedias que los estudios londinenses Ealing produjeron entre 1947 y 1957, con clásicos como Ocho sentencias de muerte, Whisky a gó-gó, El hombre del traje blanco o El quinteto de la muerte. Algunos de estos títulos mostraban a criminales ineptos que intentaban el golpe perfecto con una incompetencia supina.

La leyenda de Barney Thompson también parte de un follón absurdo con un pobre diablo, pero el contexto histórico ha cambiado; las películas Ealing surgieron en la tristona posguerra, con cráteres de bomba y cartillas de racionamiento, y los intentos de esos granujas de tres al cuarto por escapar de aquel mundo, aún disparatados y patéticos, tenían su punto de sátira social, y despertaban la simpatía y la solidaridad del espectador. Rasgos que, salvando las diferencias, heredó la comedia española una vez la censura aquí se hubo “suavizado” un tanto; piénsese solamente en el tándem Azcona/Berlanga.

La Leyenda de Barney Thomson

Carlyle intenta reproducir ese tipo de cine sesenta años después y le sale un caldito tibio, una comedieta que se pretende negra pero se queda en gris desvaído, con secundarios demasiado caricaturescos (la madre decrépita y dominante, el poli fanfarrón) y trajines ya muy vistos sobre cadáveres acarreados, ancianitas chifladas y miembros en el congelador. No obstante, el escollo principal es el propio Barney Thomson, un hombrecillo que más que angustiado parece estreñido, con una mueca permanente que acaba resultando cansina. La leyenda de Barney Thomson se ve bien y se olvida rápido; el tiempo de este vodevil pasó hace mucho.

Sobre el autor del artículo

Marc Sanchís

Añade un comentario nuevo