«La Isla Mínima»: máxima belleza.

&

Esta crítica / review NO contiene spoilers ni destapa puntos cruciales de la trama.

Puedes leer sin miedo.

la-isla-minima

El pasado año 2014 nos trajo este genial filme de la mano de Alberto Rodríguez, ganador de diez Goyas (incluyendo Mejor Película) que nos sitúa en una investigación policial en un pueblo de las marismas del Guadalquivir, en el anño 1980.

Aunque en un primer momento la trama policial puede resultarnos muy vista, lo cierto es que al combinarse con su situación en un pasado que está en la España de la transición postfranquista, y el entorno que nos presenta, hacen que sea uno de esos filmes que deben verse.

 

PRIMER CONTEXTO: DOÑANA

Sin duda, la trama no podría tener la potencia que posee sin esos increíbles planos aéreos, que nos muestran las extensas marismas del Coto de Doñana. Aunque el pueblo en el cual se desarrolla esta película no es real, es cierto que puede identificarse rápidamente como algún punto en las cercanías de esta Reserva de la Biosfera. Seguramente onubenses, sevillanos y gaditanos son perfectamente capaces de reconocer la forma de hablar y los paisajes que son mostrados.

La marisma, combinada con carreteras polvorientas y plantas bajas acuáticas, enmarcan las escenas y las llenan de vida.

No obstante, lo más importante es la fuerza que tiene ese entorno, con tintes peligrosos y casi místicos. A veces se nos presentan planos en los que podemos observar cuán pequeños son los personajes comparados con cualquier meandro de las rías.

Isla_enmedio

Hay ocasiones en las cuales el guión no podría desarrollarse sin la propia morfología del paisaje, lleno de caminos sin salida, quiebros y dinamismo.

Algo bastante apreciable, es cómo el entorno se va volviendo más hostil conforme la trama avanza. Aunque el sol inicia muestra dureza y un paisaje rural arduo, el ver el cielo encapotado y la oscuridad temprana (no hay farolas ni iluminación en las marismas… obvio) impresiona al espectador, ya que hacen muy fácil ponerse en la piel del otro, y ver que el riesgo de perderse entre los meandros, o quedarse atrapados sin ayuda, es muy posible. La lluvia ya lleva nuestras mentes al extremo, al mostrarnos cómo de dinámico y cambiante puede ser Doñana, y lo fútil que podría  ser un solo hombre si intentase oponerse a tal fortaleza.

El carácter intemporal que presenciamos también nos da un mensaje: Doñana estaba, está y estará, no importa qué crímenes ocurran… somos ínfimos en comparación con la grandeza y fuerza de ese lugar.

SEGUNDO CONTEXTO: EL ESPACIO Y TIEMPO

Relacionado con el anterior tratado. El paisaje que presenciamos es básicamente planicie. Una planicie que alcanza hasta donde podamos observar. El pueblo en el cual nuestros protagonistas investigan las desapariciones parece estar aislado del mundo.

Muchas veces nombran Madrid y Marbella, siendo los dos referentes de «progreso». Debemos recordar que Franco creó la Costa del Sol, intentando atraer turismo a España. Vemos cómo muchas de las chicas del pueblo sueñan con escapar de él e ir a trabajar a la costa andaluza Mediterránea. Ese paso de lo rural a la urbe, un escape hacia una «vida de éxito» es algo que muchos recordarán de historias de sus abuelas o madres. ¿Quién no tiene una tía o tía-abuela que se marchó a trabajar a Barcelona, o a Madrid?

A pesar de que los 50 quedan muy atrás, aún presenciamos un cierto grado de machismo en la organización del hogar, en la cual el padre es quien manda, y la mujer sirve a la casa y al marido. Es loable que la realidad haya sido reflejada de un modo tan real, ya que haber endulzado esta verdad hubiera sido más insultante que el machismo pueblerino en sí. Realmente el personaje que se comporta así ha sido descrito por el actor como «incapaz de comprender las figuras femeninas».

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

TERCER CONTEXTO: PERSONAJES FIELES

Sin duda la actuación de los actores es exquisita. El elenco mantiene un modo de habla muy natural, unos diálogos fluidos que no dejan cabida a que entreveamos un guión escrito detrás, y esa naturalidad nos aleja de esa sensación que podemos sentir al ver películas o series con un acento demasiado mascado y articulado, en un castellano que no suena coloquial o del día a día.

El toque chulesco y pícaro de muchos de los pueblerinos es algo que dota de realismo a cada uno de los personajes.

609011

CUARTO CONTEXTO: CRUDEZA

Aunque este contexto no va a «fastidiarte el misterio» ni hacerte spoiler, si no has visto la película quizás prefieras pasar al quinto y último apartado, ya que hace referencia a escenas más específicas.

Por supuesto, no sólo el paisaje es el elemento impactante. En La Isla Mínima podemos presenciar varias escenas que harán encogerse en el sillón e incomodarán a más de uno.

Una de ellas tiene que ver con uno de los policías narrando un asesinato sin omitir detalle alguno. Cuenta crudamente la tortura, qué, cómo y cuánto sufrió la víctima, hasta lograr que otros personajes se derrumben ante el relato.

También vemos en varios momentos cómo uno de los protagonistas parece tener una enfermedad, que bien podrían ser piedras en el riñón, gota o cáncer, no se especifica, pero orina sangre. Aún así, no tiene ninguna relevancia en el desarrollo del guión.

Otro momento que causa temblores, es un asesinato con ensañamiento. No vemos directamente cómo la navaja se hunde en el vientre de la víctima, pero podemos oírlo, cortante, limpio… real. Al principio no nos choca demasiado, ya que es algo que tenemos muy visto en series americanas y demás películas policiacas… pero llega un momento en el cual sabemos que no es necesario seguir apuñalando, una y otra vez, y aún así vemos que el agresor no se detiene… Es realmente perturbador.

QUINTO CONTEXTO: RESIDUOS FRANQUISTAS Y REALIDAD SOCIAL

Aunque ya hemos nombrado a Franco anteriormente, el filme nos va a mostrar varios puntos y sucesos en la trama, en los cuales se presencia directamente una sombra de la época franquisca. Más concretamente, un pequeño toque de atención al público: ¿qué ocurrió con muchos de los agentes franquistas cuando se dio por finalizada la dictadura? Franco había muerto, pero no por ello los funcionarios de instituciones que desaparecieron con su defunción.

Además, según explica el mismo director, la época es dura, ya que la democracia está muy verde y aún formándose.

Otra realidad que nos enseñan, también presente en la película El Niño (en la cual también apareció debutando el actor Jesús Castro), es la entrada de droga y su contrabando desde el sur de España.

CONCLUSIÓN

La Isla Mínima es un film con una gran potencia. Lejos de parecernos un capítulo largo de un «CSI: Andalucía Occidental», tiene una trama que nos atrapa, ya que se rodea de elementos muy atractivos, tanto por su belleza como por un exotismo que no sabemos de dónde viene, pero que tiene unos toques de peligro que causan un morbo onírico.

Es 100% recomendable.

Sobre el autor del artículo

Agustín Carro
Agustín Carro

Chico andaluz estudiando en California. Hago Arquitectura y Bellas Artes. Me apasiona el cine, devoro películas y series, y espero daros lo mejor.

También me podéis encontrar en el Equipo de Rincón del Músculo.

Añade un comentario nuevo