Pequeña historia de las series de la televisión

P

Hoy en día no podemos establecer una línea separatoria bien marcada entre el cine y la televisión; particularmente la calidad de las series televisivas tienen mucho en común con las grandes producciones cinematográficas en cuanto a medios, actores, directores, etc. constituyendo en muchos casos verdaderos fenómenos mediáticos. Durante muchos años los actores televisivos o bien no eran lo suficiente famosos aún para hacer papeles en el cine (George Clooney es un claro ejemplo) o bien eran viejas glorias venidas a menos, aunque hoy en día esta distinción ya no existe.

Orígenes

Podríamos situar el origen de las series en las novelas decimonónicas que eran publicadas por entregas; Balzac con su enorme proyecto de la Comedia Humana es otro de los antecedentes. Un fenómeno que se perpetúa luego en las emisiones radiofónicas, desde principios del siglo XX hasta los años 60. Eran muchas las  personas que se congregaban alrededor de la radio en la fecha y hora adecuadas para seguir la historia dramática que los tenía enganchados. Como sucederá posteriormente con las series televisivas muchas de estas radionovelas eran adaptaciones literarias.

Los años 40 supusieron el inicio de la aventura televisiva, se experimentó con diversos sistemas de exploración, modulación y transmisión, que poco a poco fueron concentrándose en dos, el de 512 líneas, adoptado por EE.UU. y el de 625 líneas, adoptado por Europa. A la par se iba desarrollando la tecnología para grabar programas que podían ser emitidos más tarde. También muy pronto se experimentó con la televisión a color. No entra en el concepto de este artículo abarcar todos los avances tecnológicos, pero si reseñar que se han seguido produciendo hasta la actualidad en la que se ha conseguido una imagen digital de alta definición e incluso se empieza a manejar la imagen tridimensional, de manera que se ha ganado en veracidad visual.

Definición

Podemos definir serie televisiva como:

Una obra audiovisual que se difunde en emisiones televisuales, manteniendo cada una de ellas una unidad argumental en sí misma y con continuidad, al menos temática, entre los diferentes episodios que la integran  Aunque el término se emplea popularmente para designar a la ficción seriada, otros géneros son susceptibles de ofrecerse en serie, como el documental”.

Queda claro que su principal rasgo es estar dividida en capítulos que siguen una unidad narrativa.

Cadenas y publicidad

Hacia finales de los años 60 las grandes cadenas televisivas ya estaban en pleno funcionamiento, especialmente en los EEUU  (NBC, CBS, ABC), y las series de ficción eran uno de los principales atractivos que empleaban para congregar ante la pequeña pantalla al mayor número de personas posible. Debemos tener en cuenta que desde su origen, la televisión  siempre ha ido ligada a su fuente favorita de financiación, la publicidad. Así que el éxito de un programa se medía en función del número total de telespectadores que lo veían, pues estos espectadores eran los potenciales receptores de la publicidad y los anunciantes buscaban llegar al mayor número posible de personas.

Primeras series

ilovelucy00

Así la receta era sencilla, crear series fáciles y susceptibles de gustar a todo el mundo. Como ejemplo podemos tomar la primera serie de éxito en los EEUU, una sitcom (comedia de situación) titulada I Love Lucy, que se emitió en la cadena CBS desde 1951 a 1957 y fue la serie más vista durante cuatro temporadas, para total lucimiento de su actriz principal, la cómica Lucille Ball.

Bonanza fue una serie western de la NBC que se emitió entre los años 1959 y 1973,  fue la primera en introducir dos novedades, capítulos de una hora de duración y el color, la marca de coches Chevrolet fue su principal patrocinador.

La primera serie de éxito dentro de la temática de ciencia ficción, que con el paso del tiempo llegaría a ser una serie de culto fue The Twilight Zone emitida entre 1959 y 1964.

Sociedad de consumo

El índice Nielsen era la metodología usada para controlar qué programas de radio eran los que contaban con más audiencia, este índice fue adaptado a la televisión, pero su cálculo iba avanzando a la par que lo hacía el consumo y curiosamente estos cambios iban a afectar drásticamente a las producciones televisivas. La base era muy sencilla, los nuevos estudios de mercado mantenían que no todos los espectadores tenían el mismo valor a efectos del impacto publicitario. Así pues, los anunciantes variaron sus criterios, ya no buscaban la mayor cantidad posible de público, sino uno menos extenso pero de mayor calidad, es decir más propicio a comprar su producto.

Series de calidad

original

Las cadenas televisivas no estaban dispuestas a renunciar a las series de televisión, que en determinadas franjas horarias eran las que aportaban un mayor número de telespectadores, pero obviamente tampoco podían renunciar a su fuente de financiación, así que empezaron a plantearse qué tipo de solución de equilibrio podían encontrar. La más valiente fue la cadena CBS, que decidió suspender radicalmente series que funcionaban en cuanto a índices de audiencia, pero costituída por un público mayor y de origen rural, así suspendieron  programas como The Beverly Hillbillies, Mayberry R.F.D., Petticoat Junction, Hee Haw, y Green Acres.

Fue el surgimiento de una nueva manera de hacer series de televisíón y quizás el ejemplo paradigmático fue Mary Tylor Moore una cómedia con una temática atrevida para la época, una mujer soltera que vivía sola y trabajaba como periodista, y que además supuso el mayor esfuerzo en producción desarrollado hasta la fecha. Se estrenó en 1970 y a pesar de no ser un gran éxito de audiencia se mantuvo en activo durante siete temporadas, principalmente por dos motivos, económicamente fue rentable a pesar de la gran inversión realizada y de no ser un gran éxito de audiencia, pero además 29 premios Emmy avalan su calidad artística.

La CBS se aplicó el cuento, buscaban un público más joven y urbano y a Mary Tylor Moore le siguieron series como All in the familydonde por primera vez en televisión se abordaban temas tabús como la homosexualidad y posteriormente M.A.S.H., que logró permanecer 11 años en antena y tuvo una gran proyección internacional. Al final lo que se impuso fue un cambio de criterio que puso en marcha la evolución hacia series de más calidad artística cada vez, quedó claro que el público no buscaba acomodarse, una sociedad que evoluciona quiere verse reflejada en unas series que también lo hacen. La CBS fue la pionera, pero el resto de cadenas estaban al acecho.

Así la ABC emitió una miniserie digna de la mejor producción de Hollywood, Roots (Raices) en la que en tan sólo 8 capítulos se abordaba el problema de la esclavitud en los EEUU.  Hill Street Blues, fue una serie policial que se estrenó en 1981, un encargo que la NBC le hizo a MTM. Los años 80 y 90 vieron aparecer todo tipo de series de distinta índole, muchas de tipo experimental, las cadenas se dieron cuenta de la necesidad de generar culto, de tener un público fiel y entregado.

Años 80 y 90

twin-peaks-mega

Así surgen series en las que no se repara en gastos como por ejemplo Miami Vice, que era patrocinada por Ferrari y pretendía ser un escaparate del lujo,  como lo eran Dallas y su rival Dinastía, los reinos de la belleza y el poder. Pero también otras que mantendrán en vilo a los espectadores, generando una especie de revolución basada en el arte y el prestigio como fue la serie emitida a principios de los años 90 por la ABC, hablamos de Twin Peaks del director David Lynch.

En los años 90 también las cadenas de la televisión por cable de los EEUU, empezaron a aplicar los métodos de las cadenas públicas, buscaban un público fiel que se decidiese a pagar por series que realmente le gustasen, surgen así Los Simpson y una serie de culto que marcó un referente de gran implicación posterior X-Files. El público que estaba dispuesto a pagar la televisión por cable era prácticamente el mismo que primero se unió a las filas de internet. X-Files fue la primera serie en reunir un grupo de fans que comentaban los capítulos en la red.

Y así prácticamente llegamos a la gran triunfadora de las emisoras de cable que ha demostrado quesu concepto ideador de series es el más exitoso, la HBO. Series como The Soprano de David Chase que comenzó a emitirse en 1999 y duró 6 temporadas y es considerada por los expertos una de las mejores series de televisión de todos los tiempos, Sex and the City, Six Feet Under(2001) o The Wire (2002); en todas ellas está bien presente el fenómeno de fans de culto y la calidad artística.

Internet

los-soprano

Mención especial merece la serie de la ABC.emitida entre 2004 y 2010 Lost porque ella abrió un camino que había iniciado X-Files, congregó a sus fans en la red de redes, de manera que se inició un auténtico fenómeno de interpretaciones y teorías, los propios espectadores participaban en cierto modo en la serie dándole vida más allá de la pantalla.

Hoy en día podemos considerar como herederas de The Soprano y Lost a las actuales Breakind Bad y Juego de Tronos.

Las series se han convertido en una extensión del lenguaje cinematográfico, la producciones televisivas ya no son consideradas un género menor, con la ventaja evidente de que por extensión temporal una serie siempre puede desarrollar más la trama y claro está mostrar la evolución de la personalidad de los protagonistas. Las series son una clara muestra de los cambios históricos, a través de ellas vemos la evolución de la sociedad, ya que además de entretener son un reflejo de la sociedad en la que vivimos.

Actualmente las series ni siquiera dependen de la televisión, el desarrollo de internet ha supuesto un punto de inflexión de manera que la unidad estructural ya no es el capítulo, sino la temporada y lleva implícita la libertad de cada uno de poder asomarse a la ventana de su serie favorita en el momento y lugar que mejor le convenga.

A lo largo de los próximos artículos iremos haciendo un repaso a las series de la televisión más destacadas a lo largo de la historia. Se admiten sugerencias.

Sobre el autor del artículo

Ana Rebón
Ana Rebón

3 comments