Halt and Catch Fire: chicos (y chicas) que cambiaron el mundo

H

En 1983 la informática personal apenas existía, Microsoft y Apple eran pigmeos en un mercado de grandes computadoras empresariales dominado por el gigante IBM. Aquí arranca Halt and Catch Fire, serie que pudo verse este verano en el canal privado AMC y que acaba de confirmar su tercera temporada para 2016. Halt and Catch Fire es lo que se denomina un period drama, es decir ambientado en un pasado histórico. Por supuesto 1983 no es un pasado visualmente lejano, pero teniendo en cuenta que asistiremos al surgimiento de los portátiles que a su vez facilitarán la comunicación en línea origen a su vez de Internet, es como transportarnos a la Edad Media de nuestro presente.
Y este medievo predigital tiene un caballero andante de lo más molón cabalgando un Porsche 928; Joe MacMillan (Lee Pace) llega a Cardiff Electric, una pequeña compañía de gestión de datos de Dallas, con la promesa de disparar su facturación. No obstante, el plan secreto de Joe consiste en piratear un código de IBM para crear un ordenador portátil (un maletón que desde nuestra perspectiva resulta risible) que revolucionará el mercado. Pero no puede actuar solo, y recluta a Gordon Clark (Scoot McNairy) un ingeniero que tuvo sueños de grandeza resignado ahora a chupatintas y padre de familia.

HaltandCatchFire-full
Si Gordon es el escudero, el siguiente fichaje de Joe no es lo que se dice una princesa de cuento de hadas; Cameron (Mackenzie Davis) es una programadora brillante pero una persona bastante disfuncional, viviendo a salto de mata en la calle, vistiendo harapos y escuchando punk a todo volumen ¡con su walkman! El cuarteto protagonista lo completará la esposa de Gordon, Donna (Kerry Bishé) ingeniero como él y como él resignada a una vida gris de oficinista… hasta que la entrada de Joe en sus vidas como un ciclón lo cambie todo.
Quizás los orígenes de la informática moderna no parezcan un tema apasionante, pero la serie combina hábilmente la –imprescindible- jerga técnica con los temas recurrentes del melodrama: la ambición (al extremo de burlar la ley) la lucha contra adversarios formidables, los devaneos amorosos y, sobretodo, ese leit motiv tan americano del soñador pionero dispuesto a arriesgarlo todo. Aquí añadiremos que aunque Joe, el ejecutivo/tiburón visionario e implacable es al principio el verdadero demiurgo, la fuerza motriz tras el resto del elenco, las mujeres, Cameron y Donna, tienen también un rol destacado e irán sobresaliendo a medida que avance la trama, más allá del aspecto romántico de sus personajes.
El argentino Juan José Campanella (ganador del Oscar 2010 a la mejor película extranjera por El secreto de sus ojos) dirige tres capítulos de estas dos primeras temporadas. Campanella ha trabajado extensamente en la TV norteamericana, dirigiendo episodios de, entre otras, House y Ley y Orden. Una garantía adicional para dar una oportunidad a Halt and Catch Fire que, si bien tal vez no alcance el estilo visual ni la densidad argumental de, por ejemplo, la celebérrima Mad Men sí es un producto digno e interesante.

Sobre el autor del artículo

Marc Sanchís

Añade un comentario nuevo