DAVID BOWIE, EL REY DEL GLAM ROCK: REPASAMOS SU CARRERA

D

David Bowie ha fallecido en Manhattan a los 69 años de edad, vencido por un cáncer de hígado, sólo unos días después de que viera la luz su último álbum BlackStar; coincidiendo por cierto su publicación con la fecha de su cumpleaños (8 de enero de 1947, Brixton, Londres), parece que cerraba un círculo vital y creativo a la vez.

Su peculiar voz y sus innovaciones le han convertido en un mito en vida, pionero del glam-rock, tanto su música como los personajes que interpretaba hasta convertirlos en parte de sí mismo han marcado una profunda huella en la escena musical desde los años 70 hasta la actualidad.

Ya de niño fue valorada como muy precoz su actitud artística, poco a poco su formación se fue encaminando, estudió arte, música y diseño. A los 15 años formó su primer grupo, tendría varios antes de triunfar.

Su primer éxito importante llegó en 1969, con el sencillo Space Oddity, que llegó al top 5 de la lista británica. A partir de ahí su éxito sería imparable. En 1972 creó el primero de sus personajes, que Bowie convertiría en su alter-ego, sería el andrógino Ziggy Stardust, concebido como una especie de prolongación del personaje que interpretó en la que sería su primera película, El hombre que vino de las estrellas, dirigida por Nicholas Roeg y basada en un relato de ciencia ficción de Walter Teuis. Bowie confesó haber hecho toda la película colocado, consumiendo 10 gramos de cocaína al día. Y es que sus coqueteos con las drogas le llevaron a sufrir varias sobredosis.

En el año 75, Bowie triunfó por fin en los EEUU, con un tema coescrito con Jhon Lennon Fama, allí se trasladó a vivir. Posteriormente lo haría también en Suiza y Alemania.

Bowie, camaleónico, nunca se mantuvo estático en un estilo musical, siempre le gustó innovar e investigar distintos estilos, pero sus más de 136 millones de discos vendidos, hablan de la fidelidad de sus fans. Entre sus logros están 9 discos de platino y 12 de oro, y el que en 2004 la revista Rolling Stone lo colocara en el puesto 39 de la lista de los 100 mejores artistas de todos los tiempos.

Con el bailarín Lindsay Fend estudió actuación y mimo; su carrera cinematográfica también ha dejado una intensa huella. A El hombre que vino de las estrellas, le sucedió Just a Gigolo, donde daba vida a un oficial prusiano que al volver de la guerra se convertía en uno de los gigolós de una famosa actriz, interpretada por Marlene Dietrich.

En Christiane F., película de 1981 de tipo autobiográfico es un joven drogadicto.

En 1983 participa en una película de vampiros, titulada El Ansia, junto a Catherine Deneuve y Susan Sarandon, famosa por la escena romántica entre las dos actrices de espléndida madurez. También del año 83 es el film  Feliz Navidad Mr. Lawrence dirigida por Nagisa Oshima y donde Bowie es el mayor australiano, Jack Celliers, del que se enamora el comandante del campo japonés  a pesar de tener que mantener reprimida su homosexualidad. Y en Yellowbeard, del mismo año, una comedia de piratas Bowie hace un cameo.

De 1985 es la película Into the Night, un thriller-comedia, donde Bowie es Collin Morris, y se incluían cameos de diferentes directores de Hollywood.

Dentro del Laberinto, de 1986, entra dentro del género de la fantasía infantil, dirigida por Jim Henson. David Bowie es Jareth, el rey de los Goblins, algunas de las canciones de la película también son suyas, se supone que Jareth es el rey malo que trata de impedir que Sara, la adolescente protagonista encuentre a su hermano.

El 12 de agosto del año 1988 se estrenó una de las películas más polémicas sobre Jesucristo, La última tentación de Cristo, dirigida por Martin Scorsese, en la que durante el martirio un ángel libera a Cristo para que se case con María Magdalena. Bowie es Pilatos en la película, el que se lava las manos ante la decisión de crucificar a Cristo.

En The Linguini Incident (1991), comedia de tinte romántico dirigida por Richars Shefard, Bowie es uno de los personajes que intentan escapar de la rutina de la ciudad de Nueva York.

Twin Peaks: Fire Walk with me (1992) de David Lynch, David Bowie es Phillip Jeffries, un agente de policía que hace una breve aparición, la película ahondaba en el clima de misterio de la serie tan de moda en los años 80.

En Basquiat, (1992).en cambio interpreta al icono de la cultura pop Andy Wharhol.

Il Mio West (1998) de Giovanni Veronesi es un Spaghetti Western donde Bowie da vida a un pistolero.

Every Loves Sunshine (1999), escrita y dirigida por Andrew Goth, es una película de drama y crimen.

En la comedia Zoolander (2001)  protagonizada por Ben Stiller, Bowie se parodia a sí mismo, en uno de los muchísimos cameos que hay en la película.

Mientras que en The prestige (2006)  de Christopher Nolan, una película sobre magia da vida al gran científico Nikola Tesla.

Todos estos papeles, su música y sus espectáculos teatrales harán que David Bowie permanezca para siempre vivo en nuestra memoria.

Sobre el autor del artículo

Ana Rebón
Ana Rebón

Añade un comentario nuevo