Cine de propaganda durante la II Guerra Mundial

C

La cinematografía durante la II Guerra Mundial se utilizó como servicio político, tanto para el III Reich alemán como para EEUU. Se convierte en un instrumento para manejar hábilmente los mensajes de acuerdo a diversas fórmulas, en ocasiones da lugar a películas documentales, donde de manera explícita se habla del movimiento de las tropas de ambos bandos. Esto influyó en la cinematografía posterior, creándose documentales en sí mismos. Por lo tanto, es un cine explícito con una temática que estimula los sentimientos patrióticos de la sociedad, incitando el apoyo al país.

En EEUU se ve claramente. Antes de que el país entre en la guerra el cine, actúa como un caldo de cultivo. Se crean «películas de ficción» y documentales, para hacer entender a la sociedad americana que tiene que entrar en la guerra, creando así un gran instrumento de propaganda.

La Alemania nazi ya viene haciendo este tipo de conductas utilizando el fine para sus fines. En “El triunfo de la libertad” de Riefenstahl, es un ensayo que realiza sobre el cine de propaganda en la población. Se ensalza al personaje principal, Hitler, utilizando música sinfónica en momentos álgidos, creando un ambiente que ensalza al héroe. Todo esto influirá en el cine posterior, al igual que pasa en la famosa película de “Gladiator” con la entrada triunfal de Cómodo en Roma. Podemos observar el referente estético de Riefenstahl, con las tropas alineadas. Hitler se presenta como un nuevo emperador, por ello se toman elementos iconográficos de la Roma Imperial.

El triunfo de la libertad

Riefenstahl también influyó en EEUU. Su gobierno estimula la puesta en marcha de documentales de la mano de realizaciones, que crean pequeños documentales para exhibir en las salas de cine del país. Así crean un clima social que acepta la entrada de EEUU a la guerra. Buena parte de los profesionales que mueven la industria del cine en este momento proceden de Europa, siendo muchos de ellos judíos. Mostrándonos esas sensibilidad a la hora de llevar a cabo esos documentales, con lo que estaba sucediendo al otro lado del charco.

Para tomar como modelo algunas de esas grandes producciones, hay una serie creada por Fran Capra (hijo de una familia italiana, emigrante a EEUU). En buena parte de sus producciones siempre pone el acento en el lado más humano de la gente, entendiéndose que así se muestra de manera más directa al pueblo y el porqué de la necesidad de entrar en la guerra.

Esto se aprecia en “Por qué combatimos”. Mezcla el grafismo y la animación en sus mensajes obvios en cuanto a la narración, con una música estridente e inquietante para el bando de la Alemania nazi, que despersonaliza a los personajes; frente a la música más suave para el bando de EEUU. Todo esto unido a los primeros planos, que personalizan a los individuos que necesitan la ayuda del pueblo americano. Plantea como proteger ese estado de felicidad americano, y el porqué del deber de combatir contra la Alemania nazi.

Capra

Toma recursos que se han creado en las escuelas alemanas y rusas, pero se ve que ha crecido en otra escuela. Por ejemplo, Riefenstahl se sirve del tempo lento en la música, mientras que Capra se sirve de una música más dinámica, creando mayor rapidez en la narración, va al grano, cosa que aparece posteriormente en el cine americano.

Esta utilización del cine como propaganda no sólo se ve en documentales creados por el gobierno, sino que se aprovechan las oportunidades de seguir a las grandes estrellas del cine en el frente. Siendo referentes del cine norteamericano, que lucen con uniforme de guerra.

Un aspecto que llama enormemente la atención, este tipo de películas norteamericanas de estos años se ruedan constantemente en interiores de plató. En Europa se va por otro camino, es uno de los aspectos a destacar. En EEUU se muestra una teatralidad que carece de naturalidad,a diferencia de Europa, que se atreve a experimentar en el exterior, cambio que llegará a EEUU años después. En América hay un control absoluto de los estudios en cuanto a la creación de obras de cine. Los directores son quienes controlan todo. Es una industria que funciona a la perfección. Por eso United Artist es una salida de emergencia para intérpretes que quieren hacer cosas suyas, como es el caso de Charles Chaplin.

United_Artists_1919

Sobre el autor del artículo

Estefanía Juárez
Estefanía Juárez

Estudiante de Historia del Arte y Gestión y Dirección de Industrias Culturales, apasionada de todas las artes y en especial del cine y la pintura. Las cuales, nos enseñan una nueva forma de ver la realidad.

Añade un comentario nuevo