‘Blue Ruin’, una nueva forma de hacer un thriller sangriento

&

En el año 2013, Jeremy Saulnier nos deleita con una nueva película de cine independiente estadounidense, Blue Ruin. Esta nueva obra trata acerca de Dwight, un sin techo ni comida, que solo posee un coche donde hacer su día a día, y deambula por la ciudad con la finalidad de ir recogiendo botellas. Un día toda su rutina se verá alterada por la llegada de una noticia, sale en libertad el hombre que mató a su familia. Esto, desencadenará una gran venganza y a tomar decisiones descabelladas, para poder llevarlo a cabo.

blue ruin

Según el director, uno de los problemas mayores que ha tenido para realizar este filme, es a la hora de poner su título. Según las palabras propias del director:

Blue Ruin funciona bien como referencia literal a aspectos de la película (el océano Atlántico, el Sedan azul oxidado del protagonista) y también como un relejo de su tono cruel y brutal. Además es una frase que significa “debacle”, así que funcionaba bien a varios niveles».

blue ruin
Jeremy Saulnier, director del film

En Blue Ruin vemos una gran influencia del director cinematográfico Michael  Mann, por el gran realismo dramático y el detallismo que vemos en su película Ladrón. Aunque también  podemos apreciar cierta inspiración en obras literarias como George Pelecano y Cormac McCarthy.

Una de las genialidades de Jeremy Saulnier, es crear un plano de igual a igual con el protagonista y el espectador, es decir, toda la información que nos es proporcionada a través de las imágenes o el diálogo, es al mismo tiempo sabido por el propio protagonista, creando una mayor expectación. Apenas hay diálogo en toda la película, aportándonos pequeñas dosis de información y cargando todo el peso de la película en el lenguaje visual. Por lo tanto, innova dentro de un género thriller y de venganza, siendo muy original en toda su trama y aportando una nueva forma de ver la sangre y la violencia en la gran pantalla.

blue ruin

Respecto a la fotografía, se juega mucho con los planos subjetivos y primeros planos, creando un ambiente de angustia, donde solo destaca al final la luz. Toda la película está rodada muy oscura con una atmósfera azulada, creando una gran sensación de asfixia. Podemos apreciar cómo el propio director también trabajó como especialista en fotografía en otras películas.

Blue Ruin

Hay ciertas curiosidades en esta película, ya que no hay un héroe justiciero, sino un pobre hombre donde a lo largo de la película nos va contando qué es lo que ha pasado y creando un clima de incertidumbre con el espectador. Aunque fue pensada durante un año entero,  se grabó solo en 30 días y el protagonista se tuvo que dejar barba durante 8 meses. Por lo tanto, podríamos decir que Blue Ruin es una venganza griega en su final, pero contada de una forma original e innovadora.

Sobre el autor del artículo

Estefanía Juárez
Estefanía Juárez

Estudiante de Historia del Arte y Gestión y Dirección de Industrias Culturales, apasionada de todas las artes y en especial del cine y la pintura. Las cuales, nos enseñan una nueva forma de ver la realidad.

Añade un comentario nuevo