Adiestramiento y cine infantil [Parte 2]: Manipulación y subliminal.

A

¿Ha intentado el cine formar una generación moldeada de una forma específica?

CINE INFANTIL Y ADIESTRAMIENTO / PARTE 2: Manipulación y subliminal.

Ya hemos hablado acerca de en qué marco teórico nos moveremos para el término ideología, por lo que ahora determinemos qué será considerado manipulación y subliminal.

Para empezar, cabe señalar que hay múltiples tipos de manipulación, con a su vez diversas herramientas para llevarse a cabo. En nuestro caso nos vamos a centrar en la manipulación de medios, y la manipulación mental (ambas ligadas).

Entenderemos manipulación mental como cualquier práctica, medida, o acción, que induzca a un sujeto a llevar a cabo una actividad que normalmente no realizaría, ya sea consciente o inconscientemente.

Fotograma de la película "Inconsciente"
Fotograma de la película “Inconsciente”

La manipulación de medios tiene que ver con la tergiversación de la verdad y la información. La elección de qué silenciar y qué animar, para crear una ignorancia selectiva acerca de un tema.

En su libro Manipulación de la información televisiva, Lorenzo Vilches nos explica esquemáticamente cómo la narración se compone de: información, comunicación, y estrategia. Información y comunicación sólo forman el saber; pero si añadimos estrategia, ya tenemos una narración, que conlleva una manipulación, una programación, y en ese contacto comunicativo un hacer conocer de forma persuasiva e interpretativa, ya que se crea una pequeña ambigüedad de intención.

Esta manipulación en la narración se da desde el mismo momento en el cual comenzamos a narrar, ya que elegimos qué palabras usar, en qué orden exponer la historia, cómo presentar situaciones… todas nuestras decisiones darán un modo de ver los hechos influenciado.

SUBLIMINAL

Un mensaje subliminal es aquel que pasa por debajo de los límites conscientes, hasta el inconsciente, es decir, que sólo son percibidos por éste último.

En publicidad están prohibidos, ya que tienen la capacidad de influir en la conducta a largo plazo. Para que resulten efectivos, el sujeto debe entrar en contacto a ellos por un largo tiempo, constantemente.

En 1957, el publicista James W. Vicary realizó el famoso experimento de Coca-Cola, exponiendo a los asistentes de un cine a un mensaje subliminal “Bebe Coca-Cola, come palomitas”. Este experimento tiene parte de leyenda urbana, ya que no llegó a completarse. Cuando los científicos allegados a Vicary dieron la noticia de que las ventas de Coca-Cola y palomitas se habían incrementado grandiosamente, apenas tenían datos recopilados. Vicary tuvo que explicar a la revista Advertising Age que el estudio no había dado los resultados anunciados y que no se podía probar nada… pero aún así estaba orgulloso de haber creado el término subliminal.

Ahora bien, aún estando prohibidos los mensajes subliminales en publicidad… ¿existen métodos para manipular al espectador de forma inconsciente? Por supuesto.

La imagen en la pantalla tiene unas leyes, mecanismos y lenguaje propio, que crea relaciones semánticas en el transcurso de la visión. Esa relación de conceptos es la usada hoy en día, aunque no podemos clasificarla de mensaje subliminal, para provocar el deseo y la promesa no-prometida de mejora social y física en publicidad.

Las Leyes de la Gestalt (normas básicas de visión e interpretación de la imagen por la mente humana) son un buen ejemplo de cómo el cerebro es capaz de relacionar cosas del modo que le parece más evidente, fácil, claro y “digerible”, aunque no deban ser así.

Explicaremos mejor estos mecanismos en el siguiente artículo de esta serie sobre Cine Infantil y Adiestramiento.

CINE INFANTIL Y ADIESTRAMIENTO / PARTE 3: el espectador y su reflejo.

Reflection-mulan-32957085-1904-1071

*Este artículo es un resumen/extracto del trabajo de libre investigación titulado

“El cine y su influencia en la creación de ideología mediante manipulación en la infancia”

por Agustín Carro Faustino. Llevado a cabo en Universidad Europea de Madrid en 2014.

Puede leerse la fuente original (que contiene la misma información, extendida) aquí.

Sobre el autor del artículo

Agustín Carro
Agustín Carro

Chico andaluz estudiando en California. Hago Arquitectura y Bellas Artes. Me apasiona el cine, devoro películas y series, y espero daros lo mejor.

También me podéis encontrar en el Equipo de Rincón del Músculo.

Añade un comentario nuevo