‘11.22.63’: ¡Salvar a J. F. Kennedy!

&

11.22.63 es una miniserie norteamericana de ocho capítulos que emitirá el canal Fox a partir de abril. Protagonizada por James Franco, narra el viaje en el tiempo de un profesor desde la época presente hasta los meses previos al asesinato del presidente Kennedy en 1963, con el fin de impedir el magnicidio. Basada en la novela de Stephen King y producida por J.J. Abrams, la serie despertó una expectación que se ha visto algo defraudada.
Una de las razones por las que 11.22.63 sabe a poco es que el arranque es muy basto; ya sabemos que los viajes en el tiempo son irrealizables, pero una mínima puesta en escena (aparatos, rayos, una cámara hipersónica, en fin, esos cachivaches que Hollywood recrea tan bien) no estaría de más. El personaje de Franco, Jake Epping, simplemente atraviesa una puerta –muy cutre, además- y ya se encuentra en 1960. Nada se nos dice sobre tal entrada mágica, ni de por qué está en un cafetucho de carretera ni, sobre todo, por qué tenemos un héroe tan improbable (¿un profe de adultos para desbaratar la mayor conspiración del siglo?).

11.22.63
Otra pega es que una vez desvelado el meollo –el salto temporal y la misión de Jake- la trama abandona la ciencia ficción y se torna melodrama de aventuras, y aquí la serie no destaca ni para bien ni para mal; hay algunas bromas a cuenta del contraste entre épocas (los ridículos precios de 1960 comparados con los actuales, el uso de un Iphone para distraer a los perseguidores del protagonista, una estación de servicio anunciando que solo vende con plomo), se recuerdan algunas injusticias sangrantes (la segregación racial, la subordinación de la mujer) pero el conjunto es deslucido.
Stephen King ha tenido algunas adaptaciones notables de sus obras (Carrie, Misery, Dolores Clayborne) otras más flojas (Cujo, Tommyknockers) y esta 11.22.63 es de las que no hará historia. Tampoco realzará el exitoso palmarés de Abrams, uno de los chicos maravilla del Hollywood actual que forjó su reputación con el fantástico de gran presupuesto, por ejemplo las sagas de Misión Imposible, Star Trek y Star Wars y que aquí está fuera de su elemento. Porque 11.22.63 fluctúa indecisa entre el espionaje, el romance y la acción, y esto resulta malo en un panorama de ficciones televisivas cada vez más especializadas.

Sobre el autor del artículo

Marc Sanchís

Añade un comentario nuevo